lunes, 20 de diciembre de 2010

Sólo un beso

Beso mágico y real, profundo y superficial, dulce y pasional. Beso sublime, trascendente y ligero, travieso y verdadero. Un beso capaz de llevarte a la locura, tocar el paraíso, alcanzar las estrellas, sentir el fuego, beber del cielo. Beso que que dé vida y quite el aliento, suave y salvaje, que sea eterno y fugaz al mismo tiempo... que sea todo y nada a la vez.
Un beso de noche y océano, de lluvia y arcoiris, de chocolate y malvavisco. Beso... Pasión, ternura, dolor, inocencia, entrega, inexperiencia... Mezcla de sentimientos que crean una chispa que enciende el fuego devorador del amor...
Beso infinito, cercano, robado; beso engañoso, traicionero, de juego; beso ardiente, intenso, sincero; beso que llega al centro del ser. Beso y beso, con miedo o con seguridad, beso tranquilo o beso violento, beso que quema y beso que hiela... Un beso que sea todo y nada a la vez.
Beso inquieto, inconsciente, perpetuo... Beso risueño, delicado y brutal al mismo tiempo...
Si quieres, dame ese beso que estoy pidiendo; une tus labios con los míos y hazme sentir que no existe nada más; enciérrame en una burbuja de deseo, bésame como si no hubiera un mañana, dame ese beso eterno que quisiste una vez. O, al menos, déjame darte un beso que sepamos que será el último, para poder dejar mi alma en él, déjame besarte una última vez par que sientas mi amor como nunca antes, sólo un beso delirante, sólo un beso te pido.
Sólo un beso que me haga sentir mujer...

domingo, 28 de noviembre de 2010

The Last Goodbye

Sei Glücklich mein Lieber... Genieß dein Leben, wie du es schon weisst; und auch die Liebe, die du anfangen zu fühlen hast...
Vergiss unsere Geschichte nie, denn ich es nie vergessen wird, bzw. kann, und vergiss auch nicht, die große Liebe, die ich für dich fühlte... Du warst echt mein ein und alles, und ich würde für dich mich selbst aufopfern ((oder mein eigenes Leben zu geben))...
Jetzt geh' ich weg, sonst würde ich mein eigenes Glück nie finden...
Ich liebe dich für immer und ewig mein Sonnenschein...
Tschüss!!
ps.: hoffentlich es hat dir mein Geschenk gefällt, ich hab mit meinem ganzen Herz geschrieben... Es war voll schön, alles zu erinneren...
noch mal, ich soll mich noch einmal verabschieden, also....
Aufwiedersehen!!

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Noche solitaria

"Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido" - Pablo Neruda
Pero tan largo, que no le veo el fin... Si olvidarte pudiera; pero es que... recordar es volver a vivir... Mas eso no me basta, no se vive sólo de recuerdos, debo aprender que a tu lado hay alguien más y yo debo buscar a alguien que te supere, aunque preferiría que tú volvieras junto a mí. En noches solitarias como ésta, es cuando más te pienso... ¿Pensarás alguna vez en mí? ¿Revivirás todas las noches lo que hubo algún día? Llámalo cariño si quieres, pero yo... yo prefiero llamarlo amor...
Porque mientras la luna brilla con hermosura, yo sólo puedo ver la luz de otra luna, hace ya más de un año; mientras las estrellas me observan con sus luces traviesas, me transporto a días donde yo misma era traviesa; mientras camino por el centro con algunos amigos, siento tu mirada fija en mí mientras corro tras las palomas... Ya no puedo comer helado sin rememorar una tarde en las Tepoznieves, ni caminar por el Zócalo sin reírme al recordar lo feliz que me hacía perseguir burbujas...
La brisa nocturna me envuelve, su soplo me revive y el rocío de la mañana se confunde con mis lágrimas. Es que mi corazón no ha dejado de buscarlo; a él, tan sólo a él... Aunque el quiera a otra, ¡eso a mí no me importa! Por nublada o estrellada que esté la noche, por mágico que sea el atardecer, él no está conmigo... Yo lo amaba y tal vez, sólo tal vez, él me quiso un poquito. Me quería cuando era traviesa e inocente, o cuando lloraba por algún ser querido, me escribía corazones en la ventana; y yo lo amaba... lo amaba por mil y un razones que ya no vale la pena decirlas, salvo que lo amaba porque siempre supe que estaría ahí para mí, aun cuando los kilómetros nos separaran, porque con él aprendí lo que era ser mujer...
Cariño, amor... Al final, aunque no es lo mismo, viniendo de él era sublime. Y yo lo quería cada día más... Su cariño era mi fuerza constante, y mi amor por él era mágico e inigualable.
Y esta noche, aunque duela recordar el paraíso en el que viví, espero que ésta sea la última noche que le escribo...

sábado, 13 de noviembre de 2010

¿Por qué?

¿Por qué dolió saber eso? ¿Será porque te amo? ¿A quién engaño? Porque aunque diga que ya no me importas, que ya no me dueles, que ya no te pienso, la verdad es que me sigues importando, doliendo y continúo pensándote... por más que tenga ganas de ya no hacerlo. Quise evitar sentir algo por ti que no valorarías y, ahora que me doy cuenta de ello, daría lo que fuera con tal de poder cambiar esos sentimientos...
¿Por qué duele tanto? ¿Será por la mentira? ¿Será acaso el engaño? ¿O sólo las ganas de ocultarlo? Nada de eso era necesario, ni mentiras, ni engaños, ni misterios; al contrario, hubiera sido mejor que no hubieses callado, el silencio fue peor que tu rechazo...
¿Por qué hace tanto daño? ¿Será que no me lo esperaba? ¿O quizás que guardaba una esperanza? ¿Es que yo no aprendo? Olvidé que tú ya no querías nada, que mientras yo te amaba, tú ya me olvidabas. Se me olvidó que no era fácil ni sencillo pasar por algo así; mi mente volaba con lo pudo haber sido y nunca sería, y sólo quería pensar en lo que había perdido, en lo que fue y no volverá a ser.
¿Por qué sigo pensando en tu ausencia? ¿Por qué aún te sigo queriendo, a pesar del tiempo? ¿Será que yo no entiendo que tú sigues tu propio camino y tu destino no es junto al mío? ¿Por qué cuesta tanto trabajo olvidar? ¿Por qué me rehúso a decirte adiós? ¿O por qué te digo adiós una y otra vez? ¿Dónde quedó el valor para terminar de una vez por todas? ¿Por qué sigo llorando sobre la almohada? ¿Por qué sigo aquí escribiéndote?
¿Por qué, por qué, por qué?

jueves, 11 de noviembre de 2010

Amistad, amistad

Nuestras manos, la tarde de las 1001 fotos!!

Mi amiga del alma, a quien quiero por sobre todas las cosas. Con ella he llorado y reído, he amado y odiado, he ideado y pensado... Venganzas infantiles, cuentos de hadas, chistes sin sentido. ¡Cuántas cosas han pasado desde que la conozco... Para mí es muy especial...
Nos conocimos cuando yo estaba en 2° de secundaria, mientras ella apenas entraba a 1°. No sé ni cómo nos empezamos a llevar; bueno, en realidad todo comenzó cuando yo le empecé a hablar a una de sus mejores amigas y entre las dos me molestaban con un chico que según ellas, quería conmigo. Pero fue una amistad meramente superficial y no fue sino hasta que regresé de Alemania, cuando nos encontramos nuevamente... Fue una sorpresa muy grata, porque después de un año en el extranjero, era reconfortante tener a alguien con quién hablar de tiempos pasados, aunque fuera sólo para burlarse de mí.
Y así, poco a poco comenzamos a llevarnos mejor y nos hicimos amigas de otra chica, que a la mera hora resultó ser una persona non grata, quedando únicamente nosotras dos como las mejores amigas.
Llevamos ya cuatro grandiosos años de ser inseparables; hemos vivido muchas cosas juntas, ella ha estado siempre para cuando la necesito y ella sabe que puede contar conmigo siempre.
Hay tantas anécdotas que hemos compartido, que no acabaría nunca de escribirlas...
Simplemente cuando estábamos en la prepa, nos la pasábamos casi todo el tiempo juntas y en la tarde, ya en nuestras casas, podíamos hablar por horas, aunque por lo general, nuestras madres, o mejor dicho, mi querida madre, nos hacían colgar, arguyendo que nos veíamos todo el día, así que no deberíamos tener cosas de qué seguir platicando... Pero contrario a lo que nos dijeran, nosotras sí que teníamos mucho de qué hablar; ustedes lo sabrán si tienen un mejor amigo, así como yo...
Y en estos cuatro años de amistad, no dejo de darle gracias a Dios por habernos puesto en el mismo camino. Ella es la mejor amiga del mundo, yo la quiero más que a una hermana y daría todo por siempre verla feliz.
Lo mejor de todo es que entre nosotras tenemos una "conexión mágica, mística, tridimensional" lo que hace que siempre estamos conectadas y lo curioso es que casi siempre nos pasa lo mismo... Pero siempre sabemos qué decir para consolarnos, hacernos reír o regañarnos mutuamente.
Desearía poder decir más cosas sobre ella, pero es que en serio nunca encontraría la palabra adecuada para describir el ser tan genial que es ella. Pero aunque esté un poco corto este escrito, sólo quiero dar a entender que siempre pienso en ella y que ocupa un lugar muy importante en mi corazón (el #1, por supuesto) y que siempre la tengo presente en mis pensamientos.

Te amo amiga de mi alma, eres la número uno y espero este escrito te guste, porque lo escribí con todo mi cariño... Eres la mejor de las amigas y espero que esta amistad dure hasta el final de los tiempos, porque en verdad no sé que habría hecho sin ti todo este tiempo. Gracias por la ayuda y por esa magia que juntas hacemos. Un millón más que tú, hoy y siempre...
Tu amiga que te adora "súper ultra mega wow", osea, yo:
Lea... ♥

Jesi & Lea = ¡¡Somos más que un caos!! ¡¡Perdidas en el espacio!! ¡¡Directo al hoyo negro!! ¡¡Te amo mocosha!! ¡¡Uno más que tú hasta el infinito y más allá!!


miércoles, 10 de noviembre de 2010

Adiós o hasta luego...

Podría decirte hasta luego o simplemente adiós, pero es que ya no sé que esté bien o qué esté mal... Es que si te digo adiós te irás para siempre de mi vida y me sentiré vacía, mas si digo hasta luego, aquí te quedarás y seguirá siendo todo igual, con la excepción de que no te tendré para mí nada más. ¡Sí que es una difícil decisión! Pues aunque te siga queriendo como antes, mi vida sigue sin ti a mi lado... Y te diga adiós o te diga hasta luego, siempre ocuparás ese lugar especial en mi corazón.
En fin, debo cortar ese flujo de sentimientos, ese arcoiris de sensaciones, para que ya no duela... porque aunque recordar es volver a vivir, no tiene caso seguir en el pasado; así que diciendo "adiós amor, algún día nos veremos otra vez...", me despido de ti, dejando que el tiempo cicatrice las heridas...

martes, 9 de noviembre de 2010

Veneno

A la luz de la luna, camino descalza, sin pensar en nada, sin rumbo fijo... La brisa sopla, llenándome de grata vitalidad. Noche, cúbreme con tu manto de estrellas, aleja las sombras que comienzan a llamarme por mi nombre. Inmóvil, contemplo el cielo estrellado; la calma vuelve a mí. Decidida, me recuesto sobre la hierba, su perfume me envuelve. Una tristeza infinita comienza a abrirse paso a través de mis sentimientos. ¡No! Freno el impulso de levantarme y echarme a correr; cierro los ojos y los recuerdos me golpean con fuerza... Susurro tu nombre, pero no acudes a mi llamado... Quiero huir a donde tu recuerdo sea sólo eso, un recuerdo; algo que no me mate ni me hiera; huir de esta maldita soledad que me duele, me ahoga, me asfixia, me consume. Como un tumor maligno, tus recuerdos carcomen mi memoria, tus besos queman en mis labios; lentamente, me van envenenando...

viernes, 5 de noviembre de 2010

Magia y Amor ((28.07.10-25.09.10))

A continuación, narraré una historia en verso... Espero les guste... Por ser historia, está un poco larga, pero espero que no se cansen y logren leerlo hasta el final. Los escribí con el corazón, así que disfrútenlo, tanto como yo difruté el escribir, recordar y pensar.

Los años pasarán,
la luz se apagará;
secretos jamás contados,
mis ojos están velados.
Fuiste luz en mi camino,
mi brújula y mi destino,
el sabor de lo prohibido
que ahora se ha perdido.
Destellos de felicidad,
escapar de mi realidad,
trozos de mis memorias
que narrarán una historia.
Yo era una chica cualquiera
cuando te vi por vez primera,
era torpe y testaruda,
romántica e inmadura.
Fue un encuentro casual
que no pensé fuese real.
Tu pelo cubría tu mirada;
como si nada te importara
sacudiste la cabeza
y reíste con simpleza.
En ese momento me miraste
y mi mundo entero cambiaste,
por una fracción de segundo
hasta el tiempo se detuvo.
Te acercaste aún sonriendo
mi corazón no estaba latiendo
y todo encajó en su lugar,
Cupido sabía cómo ganar.
Hablamos unos cinco minutos
que volaron como segundos.
Mi corazón latía desbocado,
es que tu voz era un milagro,
me sentía desfallecer
y creí que iba a enloquecer.
A pesar de ese lindo momento
no te encontrabas contento,
reías, pero estabas enojado
pues te habían lastimado.
Te fuiste sin despedirte,
yo me quedé un poco triste,
no sabía si te volvería a ver
ya no había nada qué hacer.
Deseaba verte de nuevo
pero nunca logré hacerlo.
El tiempo siguió su recorrido,
dos meses habían transcurrido;
durante ese breve intervalo
pensé que te había olvidado.
Cuando por fin coincidimos,
ambos quedamos sorprendidos,
algo se agitó en mi interior
pues mi alma tu voz reconoció.
Fue un mágico reencuentro
más irreal que el primero;
el tiempo apuró sus pasos
acabando pronto con el rato.
Esta vez yo no quería irme,
pero tú mi teléfono pediste
con un inocente pretexto,
haciéndome reír al momento.
Al día siguiente nos vimos
y toda la tarde nos reímos
sin separarnos para nada,
mientras yo disfrutaba tu mirada.
El tiempo corría apremiante
y eso era muy frustrante...
No quería que el día acabara,
nos despedimos con desgana;
parecía el preludio de algo,
la flecha dio en el blanco.
El destino jugaba con nosotros
liberando hechizos poderosos,
la noche, romántica y nublada,
fue testigo de esa esperanza.
La plática fluía sin prisa
entre bromas y muchas risas;
dimos un paseo nocturno
y reímos hasta lo absurdo.
Sin temor y sin cuidado,
dejé que tomaras mi mano.
Hablamos de muchas tonterías,
de la vida y hasta filosofía.
Jugando, dos besos me robaste
y dos veces me negué a besarte.
Me tenías bien abrazada,
no queriendo que me alejara;
recosté mi cabeza en tu pecho
y luego te miré con afecto.
Sentados en aquel balcón,
crecía poco a poco la tensión
pues la luna conjuró su magia,
ahora lo recuerdo con nostalgia.
Me robaste un tercer beso
que dejó de ser un juego...
En un instante olvidé el pasado
y deseé permanecer a tu lado.

Para ti yo era como una rosa,
tan vulnerable y hermosa
que el menor error podía quebrar
como si fuera de cristal.
Sin saber cómo pasó,
te abrí sin miedo mi corazón,
entre tú y yo aumentaba
poco a poco la confianza.
Te pedí que conmigo durmieras
para que mi sueño protegieras,
rodeándome con solícita ternura
me abracé a ti con dulzura.
Desperté al amanecer
y te vi dormir con placer,
este mágico despertar
me hizo encontrar mi lugar;
sin poder contenerme te besé
y de tu aliento respiré...
A la luz de tu mirada
vi el reflejo de mi alma;
atrapada en tus negros ojos,
que para mí son hermosos,
comprendí la pureza del amor
que nacía en mi interior.
¡Oh, grandioso sentimiento,
perdura siempre en el tiempo!
Tal vez la noche terminó,
pero nuestra magia ahí empezó.
"Quisiera congelar el tiempo
y volver ese momento eterno",
me dijiste en un mensaje
algunos días más tarde.
Helados de sabores,
letreros de colores,
burbujas y palomas,
pláticas a deshoras...
Poco a poco me enamorabas
y mi vida entera iluminabas.
Te quise con ternura y pasión
y te entregué mi corazón.
Los meses con calma pasaron
mientras yo era feliz a tu lado.
De pronto empezaste a cambiar
y yo ya no sabía qué pensar,
lentamente te ibas alejando,
mi mundo se estaba derrumbando,
la oscuridad cayó sobre mí,
sin ti no sabía cómo vivir.
Me comporté como una tonta,
no me di cuenta, hasta ahora,
en el fondo sabía que me querías
y que tú a mí regresarías;
pero no supimos cómo llevarlo
y los errores se acumularon.
Fui feliz cuando a mí volviste
y te amé por lo que dijiste,
pero cometí un pequeño error
y al final todo se terminó.
Cuando creí que había acabado,
me pediste una noche a tu lado.
Nos unimos en uno solo,
"tú y yo" se volvió "nosotros".
Tus caricias tatuadas en mi piel,
de tus labios ahora tengo sed.
Fue algo de mayor profundidad,
te lo digo con sinceridad.
Amor sublime y glorioso,
fue un momento hermoso.
Gocé de tu ternura infinita
y te quise de nuevo en mi vida;
sentí el calor de tu boca
que me estaba volviendo loca,
reí de mi propia timidez
al volvernos un mismo ser;
con nadie más quisiera estar
porque te he vuelto a amar.
He revivido todo lo que fuimos,
ya viste que juntos vivimos
algo que no se repetirá jamás,
grabado en mi corazón quedarás.
Quise salvar lo que quedaba,
pero para ti ya no había nada.
Los pedazos de mis recuerdos
están esparcidos por el suelo,
la lluvia comienza a caer,
la oscuridad no quiere ceder.
El día ha llegado a su final
y así también mi voluntad,
mañana será un nuevo día
y recuperaré mi natural alegría.
La última gota de mi inspiración
quedó en este poema de amor.
El tiempo no me hará cambiar
porque mi amor no tiene final;
hice inventario de recuerdos
para no pensar que fueron sueños,
pues cuando me encuentro dormida,
aún tomo tu mano entre la mía.

sábado, 30 de octubre de 2010

Seremos

Seré fragancia de primavera, lluvia de verano, risa de otoño, dulzura de invierno, magia de las estaciones.
Seré rayo de sol por la mañana, rayo de luna por la noche, chocolate por la tarde, inspiración de tu mirada.
Seré valiente, tierna, sensible y enamorada; luciérnaga, estrella, gaviota o perla, seré todo lo que tú quieras.
Seré brisa en tus labios, luz en tus ojos, música en tus oídos, aire en tus manos, musa que te inspire.
Seré tuya por siempre.


Serás rocío mañanero, acorde de guitarra, calor nocturno, suave caricia, espuma de mar.
Serás canción de amor, fuego en la hoguera, viento en mi rostro, tesoro encontrado por mí.
Serás inspiración, huella en la arena, dulce en mis labios, brillo en mi mirada, pasión de mi alma.
Serás mi amigo, mi novio, mi ángel, mi todo; mi inspiración, mi vida, mi sueño hecho realidad.
Serás mío si quieres.


Seremos besos bajo el agua, arcoiris de sensaciones, sueños de verano, noches en la playa.
Seremos cartas de amor, poesía inédita, confianza infinita, mirada perdida, aventura realizada.
Seremos melodía romántica, aliento de esperanza, caricia renovadora, ternura restaurada.
Seremos promesas cumplidas, tiempo transcurrido en mutua compañía, nosotros sin máscaras.
Seremos uno solo sin dejar de ser nosotros.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Cosas, cosas, cosas...

Hay muchas cosas por decir, cosas por contar, cosas por hacer... Hay cosas por descifrar y cosas por enredar. Hay cosas y cosas, entre más pienso en ellas, más me fijo que las cosas por sí mismas ya son buenas, aunque tardé un poco en darme cuenta de ello. Las cosas que suceden a mi alrededor se imprimen en mi personalidad, forjándome día con día de un modo distinto cada vez...
Cosas y más cosas... Las palabras fluyen en el teclado como el agua en el río... Y no quiero detenerlas, pues van formando el camino por el que voy, aunque a veces me pareciera como si todo estuviera oscuro, sin vida y sin luz; mas las cosas siempre tienen sentido, aunque en algunos casos no lo haya descubierto aún; al menos, sé que tienen un fin y eso, para mí, es suficiente.
Hay de cosas a cosas; cosas que son, cosas que fueron y cosas que serán. Cosas con las que soñamos y cosas que nos dan miedo. Hay cosas que inspiran y cosas que aturden... Cosas que vuelan en mi mente y que forman ideas, pensamientos; que se funden en sensaciones, sentimientos... ¡Cuántas cosas que revolotean como pajarillos en busca de su libertad! Mas apenas las pienso, cuando ya otras cosas las sustituyen... No quiero que pare esta lluvia de cosas, porque me siento tan feliz de esas cosas que forman parte de mí.
Cosas que importan y cosas que no... Al final, se trata sólo de cosas...

Páginas vistas en total