lunes, 7 de noviembre de 2011

Fuego

Ojos traviesos, sonrisa sensual, dime lo que de mí quieres y te daré en qué pensar... Si lo que buscas es serio yo te lo puedo dar pero si buscas algo pasajero... también yo puedo jugar... Pero si con fuego decides jugar te puedes llegar a quemar. Tal vez sea un peligro, pero si no te arriesgas nunca sabrás lo que pudiste ganar. Puedes tomarme en serio o sólo querer jugar, pero te advierto que si el fuego decides probar, las consecuencias te pueden disgustar... Todo o nada, tú sabrás lo que en mí quieres encontrar...

Deseperación

Desesperada te busco en la noche, agudizo mis sentidos tratando de encontrarte... Pero no, ya no estás. Miro el hueco vacío que dejaste en mi cama... Un torbellino de ideas revolotea en mi cabeza mientras la lluvia cae. Salgo al patio, a pesar de la tormenta; ojalá ella fuera capaz de borrar tu huella. Te amo al calor de mis recuerdos, es todo lo que tengo... Un beso fugaz en mis labios es lo que me queda, noches de ternura convertidas en cenizas del ayer y un sueño muerto... Al menos me hubieras dejado memorizar tu rostro una última vez, a pesar de que estás grabado a fuego en mi memoria... Es una tontería... Fui demasiado ingenua al pensar que tú me amabas como yo lo hacía, pero en los cálculos fallé y ahora tú te fuiste sin mirar atrás... Y aun desesperada tengo la certeza que no quiero que te vayas, pero tu ausencia tan tangible me demuestra que nada te detuvo. ¡Con qué facilidad te fuiste y escapaste de la realidad!

Tú, mi poesía

Poesía son tus ojos que me miran cada día.
Poesía es tu boca que me besa con ternura.
Poesía son tus brazos que me toman con firmeza.
Poesía es tu voz que me estremece cada amanecer.
Poesía son tus caricias, tan suaves como el viento en primavera.
Poesía es tu sonrisa que ilumina mi camino.
Poesía es tu pelo, cascada de azabache y brillo de obsidiana.
Poesía son tus manos, artesanas de mi cuerpo.
Poesía es tu aroma que me sigue en cada sueño.
Poesía es tu mirar que hipnotiza mis sentidos.
Poesía es tu piel, mezcla de cobre y chocolate.
Poesía es tu cuerpo, tan perfecto como el sol.
Poesía eres tú que me acompañas en cada pensamiento...

Cuando cae la noche

Cuando cae la noche y el viento con fuerza me abraza, siento tus labios tan frescos y suaves en mi frente.
Cuando cae la noche y las flores nocturnas liberan su perfume, tu aroma de madera y azafrán se desprende de mi almohada.
Cuando cae la noche y la luna me envuelve en su luz, siento tus brazos tan firmes y tiernos alrededor de mi cintura.
Cuando cae la noche y miles de luciérnagas su danza comienzan, tus ojos de obsidiana me miran desde la oscuridad.
Cuando cae la noche y la niebla empieza a espesar, siento tu presencia muy cerca de mí con total claridad.
Cuando cae la noche y la magia nos imbuye, es entonces cuando te vuelves parte de la realidad.

Páginas vistas en total