lunes, 20 de diciembre de 2010

Sólo un beso

Beso mágico y real, profundo y superficial, dulce y pasional. Beso sublime, trascendente y ligero, travieso y verdadero. Un beso capaz de llevarte a la locura, tocar el paraíso, alcanzar las estrellas, sentir el fuego, beber del cielo. Beso que que dé vida y quite el aliento, suave y salvaje, que sea eterno y fugaz al mismo tiempo... que sea todo y nada a la vez.
Un beso de noche y océano, de lluvia y arcoiris, de chocolate y malvavisco. Beso... Pasión, ternura, dolor, inocencia, entrega, inexperiencia... Mezcla de sentimientos que crean una chispa que enciende el fuego devorador del amor...
Beso infinito, cercano, robado; beso engañoso, traicionero, de juego; beso ardiente, intenso, sincero; beso que llega al centro del ser. Beso y beso, con miedo o con seguridad, beso tranquilo o beso violento, beso que quema y beso que hiela... Un beso que sea todo y nada a la vez.
Beso inquieto, inconsciente, perpetuo... Beso risueño, delicado y brutal al mismo tiempo...
Si quieres, dame ese beso que estoy pidiendo; une tus labios con los míos y hazme sentir que no existe nada más; enciérrame en una burbuja de deseo, bésame como si no hubiera un mañana, dame ese beso eterno que quisiste una vez. O, al menos, déjame darte un beso que sepamos que será el último, para poder dejar mi alma en él, déjame besarte una última vez par que sientas mi amor como nunca antes, sólo un beso delirante, sólo un beso te pido.
Sólo un beso que me haga sentir mujer...

Páginas vistas en total