sábado, 13 de noviembre de 2010

¿Por qué?

¿Por qué dolió saber eso? ¿Será porque te amo? ¿A quién engaño? Porque aunque diga que ya no me importas, que ya no me dueles, que ya no te pienso, la verdad es que me sigues importando, doliendo y continúo pensándote... por más que tenga ganas de ya no hacerlo. Quise evitar sentir algo por ti que no valorarías y, ahora que me doy cuenta de ello, daría lo que fuera con tal de poder cambiar esos sentimientos...
¿Por qué duele tanto? ¿Será por la mentira? ¿Será acaso el engaño? ¿O sólo las ganas de ocultarlo? Nada de eso era necesario, ni mentiras, ni engaños, ni misterios; al contrario, hubiera sido mejor que no hubieses callado, el silencio fue peor que tu rechazo...
¿Por qué hace tanto daño? ¿Será que no me lo esperaba? ¿O quizás que guardaba una esperanza? ¿Es que yo no aprendo? Olvidé que tú ya no querías nada, que mientras yo te amaba, tú ya me olvidabas. Se me olvidó que no era fácil ni sencillo pasar por algo así; mi mente volaba con lo pudo haber sido y nunca sería, y sólo quería pensar en lo que había perdido, en lo que fue y no volverá a ser.
¿Por qué sigo pensando en tu ausencia? ¿Por qué aún te sigo queriendo, a pesar del tiempo? ¿Será que yo no entiendo que tú sigues tu propio camino y tu destino no es junto al mío? ¿Por qué cuesta tanto trabajo olvidar? ¿Por qué me rehúso a decirte adiós? ¿O por qué te digo adiós una y otra vez? ¿Dónde quedó el valor para terminar de una vez por todas? ¿Por qué sigo llorando sobre la almohada? ¿Por qué sigo aquí escribiéndote?
¿Por qué, por qué, por qué?

1 comentarios:

Anónimo dijo...

WHAAAAAAAAAAAA D: recuerdos, pensamientos, desamor, besos, ternura, dolor.
Todo eso está pasando frente a mis ojos justo ahora.
Lo amé Lea♥

Como siempre

Atte. Ef Gy

Páginas vistas en total