miércoles, 27 de octubre de 2010

Cosas, cosas, cosas...

Hay muchas cosas por decir, cosas por contar, cosas por hacer... Hay cosas por descifrar y cosas por enredar. Hay cosas y cosas, entre más pienso en ellas, más me fijo que las cosas por sí mismas ya son buenas, aunque tardé un poco en darme cuenta de ello. Las cosas que suceden a mi alrededor se imprimen en mi personalidad, forjándome día con día de un modo distinto cada vez...
Cosas y más cosas... Las palabras fluyen en el teclado como el agua en el río... Y no quiero detenerlas, pues van formando el camino por el que voy, aunque a veces me pareciera como si todo estuviera oscuro, sin vida y sin luz; mas las cosas siempre tienen sentido, aunque en algunos casos no lo haya descubierto aún; al menos, sé que tienen un fin y eso, para mí, es suficiente.
Hay de cosas a cosas; cosas que son, cosas que fueron y cosas que serán. Cosas con las que soñamos y cosas que nos dan miedo. Hay cosas que inspiran y cosas que aturden... Cosas que vuelan en mi mente y que forman ideas, pensamientos; que se funden en sensaciones, sentimientos... ¡Cuántas cosas que revolotean como pajarillos en busca de su libertad! Mas apenas las pienso, cuando ya otras cosas las sustituyen... No quiero que pare esta lluvia de cosas, porque me siento tan feliz de esas cosas que forman parte de mí.
Cosas que importan y cosas que no... Al final, se trata sólo de cosas...

0 comentarios:

Páginas vistas en total